23/11/2016

Vai de contos

Onte os nenos de tres anos puideron disfrutar dunha hora de lectura moi especial, xa que Fátima (unha das nosas colaboradoras da biblioteca) fixo un conto para eles. 
Foi un conto especial, cunha representación especial, xa que as tres protagonistas da historia estaban representadas cada unha por vaso de auga... que cambiaba de cor!!!
Aquí vos deixamos a historia e algunhas fotos para que poidades revivir a historia.


EL REY Y LAS TRES PRINCESAS

Érase una vez un rey, muy anciano, que tenía tres hijas. La hija mayor, la hija mediana y la hija pequeña.

El rey quería tanto a sus tres hijas que no se decidía a cuál de las tres dejar su reino, así que se le ocurrió reunir a los habitantes del reino para que ellos decidieran cual de sus tres hijas sería la reina.
El rey y las tres princesas salieron al balcón y el rey preguntó:
- Gente del reino ¿a cuál de mis tres hijas queréis como reina?
A lo que la gente del pueblo contestó:
- A esas princesas tan pálidas y sin color, a esas no las queremos.

Pero la princesa mayor si que quería ser la reina por lo que esa misma noche, cuando todo el mundo dormía se levantó y subió a la torre más alta del castillo, salió al balcón y allí abrió tanto la boca que se tragó un trozo de cielo. ¡Y su cara se volvió de color azul!

A la mañana siguiente, cuando el rey la vio, reunió a las gentes del reino para preguntarles si ahora querían a su hija mayor, como reina. Y el rey les preguntó:
- Gentes del reino ¿queréis a mi hija mayor como futura reina?
- ¿A esa princesa, con la cara azulada? ¡si parece que está asustada! A esa no la queremos.

Entonces, esa noche, cuando todos los habitantes del castillo estaban dormidos, la princesa mediana, que también quería ser reino bajó a los establos del castillo y montón en el caballo más veloz que tenía su padre.Cabalgó toda la noche y por el bosque oliendo las hojas de los árboles, las plantas, la hierba... y tanto olió, tanto olió, que su cara se volvió de color... ¡verde!

A la mañana siguiente cuando el rey la vio pensó: "ahora sí que van a querer a mi hija la mediana como futura reina". así que el rey volvió a reunir a toda la gente del reino y les preguntó:
- Gentes del reino ¿queréis a mi hija la mediana como futura reina? 
Y la gente del reino le contestó:
- ¡Pero qué princesa más horrorosa, si tiene la cara verdosa! A esa no la queremos.
Esa misma noche, la princesa pequeña estaba muy triste porque no quería ser reina. No quería que sus padres murieran así que salió al balcón de su habitación y tanto lloró tanto lloró que dormida se quedó.
A la mañana siguiente al salir el sol, este empezó a calentar su carita y esta se volvió de color... ¡rojo!

Cuando el rey la vio a la mañana siguiente, reunión a la gente del reino y les preguntó:
- Gentes del reino ¿queréis a mi hija la pequeña como futura reina?
Y la gente del reino contestó:
- Pero qué princesa tan sana y colorada, ¡si parece una manzana! A esta sí que la queremos.
Y la princesa pequeña se convirtió en reina. Pero para que esto sucediera pasaron, cinvo, diez, veinte, cineuta y hasta ¡cien años y más!
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Y colorín colorete... ¡echamos un cohete!

Moitísimas grazas pola túa historia Fátima! 


Canta atención!

Mirade as súas cariñas, dino todo.



Ningún comentario:

Publicar un comentario